miércoles, 29 de febrero de 2012

OBRAS DE MISERICORDIA (ESPIRITUALES)

Estas obras las realizamos las personas por caridad y amor hacia los demás. Mediante ellas ayudamos a los que nos rodean en sus necesidades siguiendo el mandamiento de Jesús: "Amaos unos a otros como yo os he amado".
Las obras de misericordia son bastantes, catorce, de esta forma todas las personas tienen ocasión de practicarlas según sus posibilidades. Veamos algunas de ellas:


ENSEÑAR AL QUE NO SABE
Enseñar no es solamente transmitir conocimientos. Además es hacer sentir en la otra persona deseo de conocer todo lo que le rodea.
Cuando enseñemos a alguien debemos hacerlo con humildad y pensemos que a la vez que podemos enseñar, también estamos aprendiendo de los demás.


DAR CONSEJO AL QUE LO NECESITA

Dar un consejo no es ordenar, sino sugerir y ponerse en el lugar del otro. Dar un consejo es muy importante ya que se puede llegar a hacer cambiar a una persona que hubiese cometido un fallo y así volver a tomar el camino correcto.
Aunque las personas somos libres para tomar nuestras decisiones, debemos estar dispuestos a escuchar siempre.
Nuestros padres nos quieren mucho y ellos nos aconsejan y orientan en nuestra vida porque quieren lo mejor para nosotros. Debemos aceptar sus consejos.
La Virgen María, estando con Jesús en las Bodas de Caná, aconsejó a los servidores que hicieran todo lo que su hijo les decía.


CORREGIR AL QUE SE EQUIVOCA

Las personas no somos perfectas y en cualquier momento nos podemos equivocar. Hoy me equivoco yo y mañana te puedes equivocar tu. Pensemos esto por un momento. Si me equivoco yo, no me gusta que se rían de mi, por eso cuando me doy cuenta de que alguien ha cometido un error, no debo burlarme de él. Mi actitud ha de ser de ayuda hacia esa persona y demostrarle, pacientemente, el fallo que ha tenido.
Tenemos que ser un poco como Jesús, el Buen Pastor, que va en busca de la oveja que se descarría, que se sale del camino, y la conduce nuevamente al rebaño.

PERDONAR LAS INJURIAS (ofensas)
Perdonar a los que nos han hecho daño, a los que nos han ofendido, nos resulta, en muchas ocasiones, muy duro. Pero pensemos en Jesús, en el ejemplo que nos dio. Unas de las últimas palabras que dijo antes de morir fueron: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen". Si fue capaz de perdonar a los que tanto daño le hicieron, nosotros debemos seguir su ejemplo.
Perdón es una palabra "mágica" que convierte a nuestros enemigos, a los que nos ofenden, en nuestros amigos.
Debemos ser capaces de perdonar y pedir perdón cuando hayamos obrado mal. Si lo hacemos nos sentiremos más felices y contentos con nosotros mismos.

CONSOLAR AL TRISTE
La tristeza siempre ha estado presente en la vida de las personas. Es un estado de ánimo en el cual nos sentimos afligidos y apesadumbrados, estamos preocupados e inquietos por alguien o por algo que nos haya ocurrido a nosotros mismos. Es en estos momentos cuando más necesitamos una mano amiga que nos conforte y consuele, que nos ofrezca su compañía y esté dispuesta a escuchar nuestros problemas.
Nos decía Jesús: "Dichosos los que lloran porque serán consolados". Cumplamos este mandato y cuando veamos a algún familiar o amigo, a algún compañero o vecino, triste, dediquemos un poquito de nuestro tiempo a acompañarlo y consolarlo.

SUFRIR CON PACIENCIA LOS DEFECTOS DEL PRÓJIMO

Para soportar los defectos de los demás tenemos que tener mucha paciencia y debemos pensar que nadie es perfecto, pues todos fallamos en momentos de nuestra vida.
Es importante reconocer nuestras debilidades así nos resultará más fácil sobrellevar las de los demás.
Si alguien, después de advertirle varias veces, no nos hace caso, es mejor que no discutamos. Le pedimos ayuda a Dios para que se haga su voluntad porque Él sabe perfectamente sacar bienes de los males.


ROGAR A DIOS POR LOS VIVOS Y LOS DIFUNTOS


Rezar por los demás es un acto de caridad.
Es bueno acostumbrarse a orar por nuestra familia y parientes pero no solo por los que están vivos, sino también por los difuntos para que puedan gozar de la gloria de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario