domingo, 20 de mayo de 2012

"Sub tuum praesidium" (Bajo tu amparo nos acogemos)

La primera oración que se conoce dedicada a la Virgen María se remonta al siglo III.
Fue encontrada en un papiro en Egipto, aunque los cristianos ya la conocíamos porque habían hablado de ella en diferentes traducciones de textos griegos o latinos.







Oración escrita en latín:
Sub tuum praesidium
confugimus,
Sancta Dei Genitrix.
Nostras deprecationes ne despicias
in necessitatibus nostris,
sed a periculis cunctis
libera nos semper,

Virgo gloriosa et benedicta.
Versión en griego:
 π τν σν εσπλαγχνίαν,
καταφεύγομεν, Θεοτόκε.
Τ
ς μν κεσίας,
μ παρίδς ν περιστάσει,
λλ κ κινδύνων λύτρωσαι μς,
μόνη γνή, μόνη ελογημένη.
Traducción al castellano:
Bajo tu amparo nos acogemos,
santa Madre de Dios;
no deseches las súplicas
que te dirigimos en nuestras necesidades,
antes bien, líbranos de todo peligro,
¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!

No hay comentarios:

Publicar un comentario