lunes, 4 de junio de 2012

VIDA DE CLAUSURA


Desde hace mucho tiempo, a algunas personas les gustaba vivir en sitios apartados y solitarios para poder rezar y meditar. Se les llamaba ermitaños. Vivían en cuevas o pequeñas cabañas que ellos mismos se construían. Al lado hacían otra que era donde rezaban.
Cuando un ermitaño tomaba fama de buena persona, otros querían vivir cerca de él. Llegaban y se hacían su cabaña. Así se iba formando una comunidad.
Estos ermitaños pasaron a llamarse monjes y frailes y el lugar donde vivían monasterios o conventos.
En la actualidad, sigue habiendo hombres y mujeres que desean vivir de esta forma. Lo hacen por propia voluntad, sin que nadie les obligue a ello. Renuncian al mundo para dedicarse a Dios y a aquellos a quienes Dios ama.
Llevan una vida de oración, de recogimiento, de trabajo físico, de penitencia...
Rezan por todas las personas del mundo y por la conversión de todos los pueblos.
Para su sustento, realizan diferentes trabajos. Hacen dulces, labores, figuras, licores o cultivan su propio huerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario