domingo, 27 de julio de 2014

MUJERES BÍBLICAS: ANA, MADRE DE SAMUEL

 La palabra Ana significa compasión o Dios se ha compadecido.
Ana habitaba en Ramá y estaba casada con Elcana. Lloraba muy amenudo porque no podía tener hijos y eso entristecía su corazón. Cerca vivía Penina, la cual se burlaba porque Ana era estéril y ella tenía varios hijos.
Un día fue al templo para rezar a Dios y pedirle que le concediera un hijo. Le prometió que si era varón se lo dedicaría a Él. El sacerdote Elí que la vio le dijo que se fuera en paz porque Dios le iba a conceder lo que ella había pedido.
Efectivamente, pasado un tiempo Ana tuvo un bebé al que puso por nombre Samuel. Cuando Samuel estaba un poco mayor, Ana lo llevó al templo y lo dejó allí para que sirviera al Señor pero ella lo visitaba con mucha frecuencia.
Ana cumplió así lo que había prometido a Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario