lunes, 21 de noviembre de 2011

CUENTO: DAMIANCILLO

ESTE CUENTO NOS HABLA DE LA IMPORTANCIA DE LA SOLIDARIDAD. Lo he encontrado en Cuentos de Don Coco.

Cuando hay amor, allí está Dios...

Cuando nació Damiancillo, todo el pueblo pensaba que sería un niño como cualquier otro. Pero a medida que el tiempo pasaba y Damiancillo crecía. Todos se dieron cuenta de que no hablaba. Muchos doctores lo vieron, pero la enfermedad de Damiancillo no tenía remedio.
Todos estaban muy tristes: padres, hermanos, amigos y vecinos hacían grandes esfuerzos para comunicarse con el niño.
¿Crees que Damiancillo a ser un niño normal?
Un día sucedió lo más inesperado. Cuando Damiancillo jugaba con sus hermanas y hermanos en el jardín, extendió sus manos para coger una hoja y comenzó a mover sus dedos para, a través de señas, comunicarse con ellos.
Al principio les costó mucho entender lo que decía, pero pronto todos le hablaban con señas y se entendían muy bien.
En poco tiempo, todo el pueblo aprendió el lenguaje de las señas para comunicarse con Damiancillo. Él era muy feliz, al fin tenía amigos con los que se divertía muchísimo sin necesidad de hablar. Los habitantes del pueblo, a pesar de que algunas veces Damiancillo no estaba presente, practicaban su nuevo lenguaje para que cada vez que el niño estuviera con ellos se sintieran bien.
Una mañana llegó al pueblo un cartero que nadie había visto antes. El alcalde reunió a todos los habitantes en la plaza para dar la bienvenida al cartero. Antes de que el Alcalde saludara, él con voz alta y clara dijo:
- Yo no soy el nuevo cartero. Yo soy un ángel del Señor: He venido hasta aquí para darle su bendición, ya que él sabe que este pueblo está lleno de solidaridad. Además, conmovido con su bondad, les concederá la gracia de vivir en comunidad para ayudarse los unos de los otros:
El Alcalde, pensativo, fue muy claro al decirle:
- Ángel de Dios, si un deseo tenemos que pedirte, es que la próximas vez que nos visites, no nos des los recados del Seños con palabras, sino con señas, para que Damiancillo los entienda.
Y por supuesto, todo este mensaje lo dijo el Alcalde con señas, y Damiancillo y todos los habitantes del pueblo lo entendieron.
¿Será posible que un ángel vestido de cartero bendiga a un pueblo por su solidaridad?
Joaquín Aguirre Bellver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario