domingo, 13 de noviembre de 2011

VALOR: SOLIDARIDAD

La solidaridad es la ayuda mutua que debe existir entre las personas y no porque sean nuestras amigas, sino, simplemente porque nos gusta ayudar a nuestros semejantes. Tenemos que pensar lo agradable que nos resulta que una persona, aunque no la conozcamos, nos ayude a levantarnos si nos hemos caído o nos recoja algo del suelo si no podemos hacerlo nosotros, o cuando nuestros campañeros nos hacen compañía si ven que estamos solos o enfermos.
Si todas estas cosas nos resulta agradable que las hagan por nosotros, también debemos sentir alegría cuando somos nosotros los que ayudamos a los demás.
Demostramos ser solidarios, en definitiva, cuando procuramos el bien de los demás como puede ser visitar enfermos, recoger ropa y alimentos para los necesitados, colaborar en campañas de limpieza de nuestro entorno, es decir, dando nuestra ayuda para mejorar las condiciones de vida de otras personas.
La solidaridad es tan importante que puede llegar a cambiar el mundo, hacerlo mejor y más digno.
Cuando somos solidarios dejamos de ser egoístas, dejamos de estar solos.

He encontrado esta poesía sobre la solidaridad. Veamos si os gusta. Desconozco su autor.
Mantener siempre atentos los oídos
al grito de dolor de los demás
y escuchar su llamada de socorro.
Es solidaridad.
Mantener la mirada siempre atenta
y los ojos tendidos sobre el mar
en busca de algún náufrago en peligro.
Es solidaridad.
Entregar por amor la vida
es la prueba de mayor amistad
es vivir y morir por Jesucristo.
La solidaridad.
Sentir como algo propio el sufrimiento
del hermano de aquí y del de allá
hacer propia la angustia de los pobres.
Es solidaridad.
Llegar a ser la voz de los humildes,
convertirse uno mismo en mensajero
del abrazo sincero y fraternal.
Es solidaridad.

Relato bíblico sobre la solidaridad: Parábola del buen samaritano.
30 Jesús empezó a decir: «Bajaba un hombre por el camino de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos bandidos, que lo despojaron hasta de sus ropas, lo golpearon y se marcharon dejándolo medio muerto.

31 Por casualidad bajaba por ese camino un sacerdote; lo vió, dio un rodeo y siguió.

32 Lo mismo hizo un levita que llegó a ese lugar: lo vio, dio un rodeo y pasó de largo.

33 Un samaritano también pasó por aquel camino y lo vio, pero éste se compadeció de él.

34 Se acercó, curó sus heridas con aceite y vino y se las vendó; después lo montó sobre el animal que traía, lo condujo a una posada y se encargó de cuidarlo.

35 Al día siguiente sacó dos monedas y se las dio al posadero diciéndole: «Cuídalo, y si gastas más, yo te lo pagaré a mi vuelta.»

36 Jesús entonces le preguntó: «Según tu parecer, ¿cuál de estos tres se hizo el prójimo del hombre que cayó en manos de los salteadores?»

37 El maestro de la Ley contestó: «El que se mostró compasivo con él.» Y Jesús le dijo: «Vete y haz tú lo mismo.»

( Evangelio de San Lucas. Capítulo 10. Versículos del 30 hasta el 37) (Lc. 10, 30-37)


Cuento: Solidaridad con los descendientes.

El rey sale una mañana rodeado de su fastuosa corte. A poco de salir encuentran a un campesino, que planta afanoso una palmera. El rey se detiene al verlo y le pregunta asombrado.
-¡Oh, cheikk (anciano)!, plantas esta palmera y no sabes quiénes comerán su fruto... muchos años necesita para que madure, y tu vida se acerca a su término.
El anciano lo mira bondadosamente y luego le contesta:
-¡Oh, rey! Plantaron y comimos; plantemos para que coman.
El rey se admira de tan grande generosidad y le entrega cien monedas de plata, que el anciano toma , y luego dice:
-¿Has visto, ¡oh, rey!, cuán pronto ha dado fruto la palmera?
Más y más asombrado, el rey, al ver cómo tiene sabia salida para todo un hombre del campo, le entrega otras cien monedas.
El ingenioso viejo las besa y luego contesta prontamente:
-¡Oh, rey!, lo más extraordinario de todo es que generalmente una palmera sólo da fruto una vez al año y la mía me ha dado dos en menos de una hora.
Maravillado está el rey con esta nueva salida, ríe y exclama dirigiéndose a sus acompañantes:
-¡Vamos..., vamos pronto! Si estamos aquí un poco más de tiempo este buen hombre se quedará con mi bolsa a fuerza de ingenio.
CAROLINA TOVAL, Los mejores cuentos juveniles de la Literatura Universal

Actividades:

- Vamos a formar una tabla con dos columnas. En la primera ponemos: Fui solidario con....... y en la segunda: Porque....... Nombraremos como mínimo cinco personas u ocasiones en las que hemos sido solidarios con los demás.
- Vocabulario. Significado de levita y samaritano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario