domingo, 11 de noviembre de 2012

INRI

Cuando clavaron a Jesús en la cruz, pusieron sobre su cabeza un título, escrito en tres idiomas, griego, latín y hebreo, que decía Jesús Nazareno, Rey de los Judíos. Pues bien, nos cuenta Andrés Bernáldez en su libro Memorias del reinado de los Reyes Católicos, que siendo Papa Inocencio VIII (1434-1492), encontrron unos albañiles que estaban trabajando en la Iglesia de Santa Cruz, en Roma, detrás de una pared, una caja de plata y en su interior el título que pusieron a Jesús en la cruz. En la caja había además tres anillos de oro.
Pensaron que lo habría enviado allí desde Oriente, la reina Santa Elena, madre del emperador Constantino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario