domingo, 9 de marzo de 2014

LEYENDA DE SAN BARANDÁN


San Barandán o Brandán fue un monje irlandés que llegó a ser obispo de Clonfer. Fundó diversos monasterios en Inglaterra y un día decidió viajar a Escocia para propagar en estas tierras la doctrina de Jesús. Cuenta la leyenda que mientras navegaba por un mar tormentoso, a su embarcación se le rompieron las velas y los mástiles quedaron destrozados con lo cual estaban perdidos y a merced del viento. Entonces San Barandán quería oficiar una misa para pedir a Dios su protección. Cuando llegó el día de Pascua el mar se calmó y buscaron una isla para poder reparar los daños de la embarcación. Uno de sus compañeros divisó a lo lejos una pequeña elevación y hacia allí se dirigieron. Esta isla no tenía ni árboles ni arroyos pero San Barandán se puso a decir una misa y en el momento de la consagración la tierra empezó a temblar. Uno de los acompañantes del santo empezó a decir que esto no era una isla, que esto no era tierra sino una ballena dormida. El obispo pidió a Dios que los mantuviese a flote en aquel animal marino para llegar a tierra. Así, la gigantesca ballena, poco a poco, los depositó en tierra firme.
(Una leyenda es una sucesión de hechos inventados que se relacionan con cuestiones tradicionales y maravillosas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario