sábado, 10 de diciembre de 2016

LA NAVIDAD EN... ISLANDIA



El día 12 de diciembre, los niños islandeses dejan un zapato cerca de la ventana. A partir de esa noche y hasta el día 24, unos hombrecillos bajan de la montaña, cada día uno, y dejan regalos en los zapatos de los niños diariamente, pero solamente en el caso de que se hayan portado bien. Si su comportamiento ha sido malo, depositan en los zapatos patatas podridas.
Una vez han bajado todos de la montaña, vuelven a marcharse uno a uno, desde el día después de Navidad hasta el 6 de enero que se acaban las fiestas.


El día 23 de diciembre realizan las compras y regalos navideños y tienen la costumbre de comer skata, que es un pescado que se consume en estado de putrefacción.


Existe otra curiosa tradición y es que antes de Navidad hay que estrenar algo nuevo. En caso contrario, pone su vida en peligro, ya que llegará un gato gigante y se lo devorará (esto es nada más que una leyenda).


El día 24 de diciembre los islandeses acuden a los cementerios para visitar a sus familiares fallecidos. Decoran sus tumbas con flores e incluso con luces.


Esa noche del 24 y bajo el árbol de Navidad comienzan a abrir sus regalos.


Cuando llega fin de año, lanzan fuegos artificiales por todas partes y prenden muchas hogueras.
El último día de las fiestas es el 6 de enero, pero aquí no vienen los Reyes Magos. Ese día quitan las luces decorativas tanto del interior de las casas como las del exterior y lanzan los últimos fuegos de artificio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario